"Una vivienda puede ser embargada por diferentes razones pero también puede evitarse. Conoce el proceso de embargo y cómo no perder tu casa. "
26 septiembre 2022
Asociación Española de Afectados por la Deuda
Asociación Española de Afectados por la Deuda

Somos una asociación sin ánimo de lucro que ofrecemos información gratuita a las personas afectadas por sobreendeudamiento, embargos y/o subastas.

Chris Gardner, quien es encarnado por Will Smith en el filme En búsqueda de la felicidad, vive una dura prueba cuando es desalojado de su piso, junto a su hijo de cinco años, a causa de las deudas. ¿Qué puede ser más terrible que esto? Justamente aquí abordaremos ese delicado tema: qué es el embargo de vivienda por deuda hipotecaria, cuándo se da y cómo evitarlo.

Si recuerdas bien la película, sabrás que Gardner tuvo que hacer mil inventos para salir del bache en el que se encontraba. Y si no la has visto, ¡te la recomendamos!

No es una situación agradable y precisamente por ello, aquí vamos a informarte, para que evites pasar por lo mismo.

Qué es una deuda no hipotecaria

No basta con decir que se trata de la deuda por fuera de la hipoteca, ya que es bastante evidente. Las deudas no hipotecarias pueden abarcar muchos tipos de préstamos.

Por ejemplo, deudas por tarjeta de crédito, préstamos de libre inversión, morosidad con Hacienda o Seguridad Social, son de carácter no hipotecario.

Embargo de una vivienda

La escena de una pequeña bola de nieve que rueda cuesta abajo y se convierte en una gran esfera que hace estragos a su paso, es la analogía perfecta de lo que puede suceder con una “pequeña” deuda que se deja crecer por intereses.

“Es que sólo se vive una vez”, podrías ser lo que se dice para justificar una “pequeña compra”. Aunque eso es cierto, te sorprenderías de saber cuántas historias de catástrofes financieras empiezan con esa simple frase.

¿Qué tiene que ver esto con el embargo de la vivienda? ¡El simple hecho de que, con muchas deudas, te pueden quitar el piso! Las pequeñas deudas pueden crecer si no se abordan bien y una cantidad excesiva llevan rápidamente a la insolvencia. 

Suena bastante extremo, pero en casos de morosidad excesiva, los acreedores pueden solicitar que se liquide la vivienda del deudor, para reclamar lo que les corresponde.

Pero no sólo por deudas externas se puede perder la vivienda. También se puede embargar cuando se ha dejado de pagar la hipoteca por más de doce meses continuos. 

Evitar el embargo de la vivienda

Es posible detener el embargo, si se actúa de forma rápida y estratégica. Para ello, se debe realizar una cuenta de qué porcentaje se debe o qué periodo de tiempo se ha dejado de pagar.

Los embargos pueden iniciar si se adeuda más del 5% en la primera mitad de la hipoteca o más del 7% en la segunda mitad. También pueden aplicarse si se ha pasado más de 12 meses sin realizar el pago acordado de las cuotas.

Para evitar llegar a este punto, se deben agotar vías como solicitar un aplazamiento, realizar una reestructuración de la hipoteca con la entidad bancaria o acogerse de lleno a un proceso de liquidación de otros bienes para pagar gran parte de lo que se debe. 

Proceso de embargo

¿Tienes un crédito y te van a embargar inmediatamente la casa? ¡No funciona así! De hecho, para que se dé el embargo de la vivienda, se deben haber tomado otros bienes primero.

Los embargos se dan en orden de cuantía y la vivienda está por detrás de objetos como el coche, las joyas o cualquier bien mueble de valor.

Cabe anotar que, antes de embargar la propiedad, es más probable que se embarguen las cuentas bancarias o hasta el salario del deudor.

Soluciones para no perder la casa

Aunque parezca una situación imposible de superar, existen mecanismos que ayudan a extender el proceso, o que detienen por completo el embargo. Algunos de ellos son las negociaciones, las refinanciaciones o ampararse bajo la Ley de la Segunda Oportunidad

La Ley de Segunda Oportunidad

Acogerse a esta ley tiene muchos beneficios y da la posibilidad de no perder la vivienda. De hecho, es una de las mejores formas de retenerla, ya que se respeta la buena fe del deudor al querer realizar el proceso para saldar sus obligaciones.

Esta ley permite justificar que no se cuenta con recursos económicos suficientes para asumir la deuda, por lo que el juez puede evaluar si la vivienda queda exenta de ser embargada.

Uno de los requisitos para que eso suceda, es que la vivienda sea la habitual y la única que posee el deudor. Además, se debe demostrar que, con su venta, no se lograría cancelar toda la deuda. 

Negociar con entidades o acreedores

Siempre será una buena opción buscar al asesor bancario para exponer la situación. Los bancos tienen códigos de buenas prácticas y deben ser aplicados cuando alguien presente dificultades en sus pagos.

Para las entidades bancarias, es mucho más engorroso reclamar una deuda por vía judicial, que llegar a un acuerdo con el cliente. Por ello, siempre se debe agotar esta opción.

En estas negociaciones se puede solicitar la extensión de tiempo de devolución del crédito, las quitas o una refinanciación completa, de acuerdo a los ingresos que se tengan. 

También es posible solicitar la carencia, que se trata de un periodo de tiempo que se concede al deudor para restablecer su vida financiera y empezar de nuevo a pagar las cuotas. 

Asesorarse por profesionales

Muchos abogados están capacitados para ayudar a salir de estas situaciones apretadas. Antes de que se efectúe la dación en pago, que es dar la propiedad para pagar la deuda o antes de que se emita el embargo, se debe acudir a estos, para evaluar las posibles soluciones. 

En resumen, la acumulación de deudas que no sean hipotecarias puede desencadenar que se embargue la vivienda, perdiéndola por completo. Para no llegar a esta situación, se pueden realizar acciones como reestructurar la deuda con un plan de pagos o acogerse a la Ley de la Segunda Oportunidad. 

Sabemos que no es fácil salir de estas situaciones. Pero, con nuestra ayuda, se puede lograr. Contáctanos si tienes una situación de este tipo.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 4.1 / 5. Recuento de votos: 8

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad