"¿No sabes cóm liquidar tus deudas? ¡Aquí te mostramos las formas más eficientes de hacerlo!"
27 junio 2022
Asociación Española de Afectados por la Deuda
Asociación Española de Afectados por la Deuda

Somos una asociación sin ánimo de lucro que ofrecemos información gratuita a las personas afectadas por sobreendeudamiento, embargos y/o subastas.

Estar hasta el cuello de obligaciones crediticias es una situación desesperante. Por eso aquí te planteamos cómo liquidar deudas, en esta guía definitiva, con la que lograrás tu libertad financiera.

Calma, calma. No significa que serás millonario para cuando termines de leer estas líneas. Pero sí te aseguramos que serás capaz de sortear las deudas, sabiendo qué hacer en cada caso.

Además, te hacemos sugerencias y recomendaciones para que no vuelvas a caer en la espiral de tener pagos que no puedas asumir, con buenas prácticas y consejos de la vida diaria. 

Liquidación de deudas: fundamentos.

Liquidar las deudas requiere de un plan, ya que no van a desaparecer por arte de magia. Para hacerlo, te recomendamos que pienses en pasos metódicos que puedas seguir.

Para iniciar, debes crear un plan de ingresos y gastos. Con ello sabrás exactamente cuánto dinero tienes y dónde no puedes excederte en las compras.

Debes eliminar los gastos hormiga, y las compras impulsivas. Estos generan deudas que se van acumulando.

También debes evaluar la ayuda de liquidadores de deuda, o abogados expertos, cuando las sumas sean de gran proporción. 

3 métodos para liberarte de tus deudas.

Si tienes cuotas inasumibles, debido a tus ingresos o a las condiciones en las que te encuentres, las mejores formas de abordar tal situación son con una oferta de liquidación, con la negociación directa ante las entidades o inscribiéndose en los programas de liquidación de deudas, que suelen ser muy efectivos. 

Responde a propuestas de liquidación.

Algunas entidades suelen vender las deudas a agencias de cobros, haciéndole la vida imposible a los deudores con el acoso telefónico o las notificaciones constantes.

Para estas agencias, cualquier cantidad de dinero que se recupere es una buena ganancia, por lo que te recomendamos que observes bien si las propuestas de liquidación pueden ser atractivas.

Pero, ¡espera! No tan rápido. Hay que verificar que la deuda sí sea tuya, ya que normalmente la cobrará otra entidad. Es importante cerciorarse si están en la potestad de cobrar y deben reenviarte siempre la oferta por escrito.

Algo fundamental a tener en cuenta, es preguntar si el pago de la liquidación elimina los malos reportes crediticios. Si es tu única deuda y no tienes reportes de otras obligaciones en morosidad, debería ser algo fundamental a conocer. 

Negocia acuerdos por tu cuenta y llega a un convenio.

Te sorprenderías de lo mucho que están dispuestos los bancos a renegociar las deudas. ¿La razón? Es fácil: les sale mucho más barato recuperar dinero con un acuerdo, que pagar costosos procedimientos judiciales.

Recuerde: hay que llegar a la mesa de negociación con una propuesta interesante. Quizá unas tarifas y plazos diferentes, o pagar todo un monto y pedir la eliminación de lo restante por concepto de intereses, pueden ser opciones a evaluar.

Accede a un programa de liquidación de deudas.

Acceder a un programa de liquidación de deudas es el mecanismo más atractivo para salir de la morosidad, ya que no tendrá que preocuparse por realizar trámites, ni negociaciones con los acreedores.

De hecho, en esta modalidad, serán expertos en el tema quienes revisen el estado de sus cuentas, para darle las opciones más viables, de acuerdo a la situación. También serán ellos quienes contactarán con los acreedores para ofrecerles soluciones y negociar rebajas en intereses.

Como es de imaginar, al no haber efectivo, las operaciones se realizarán por medio de una cuenta fiduciaria, donde se pagarán cuotas de acuerdo a las posibilidades. 

Tipos especiales de deudas y cómo liquidarlas.

Hay algunos tipos de deudas que son un poco más arduas de resolver, a diferencia de los créditos personales, como lo son las deudas médicas, o los créditos para estudio privado.

Lo importante aquí es que conozcas bien la situación, para lanzar una oferta al acreedor, de manera que acepte, y puedas realizar pagos más moderados. 

Deudas médicas

Si no cuentas con un seguro, es probable que se vayan acumulando muchas deudas por procedimientos médicos. Si ese es su caso, puede optar por la siguiente opción: proponerle un plan de pago a la entidad médica.

Los centros médicos prefieren una negociación de deuda, con un plan de pago, a entrar en procesos judiciales, que les cuesta tiempo y dinero.

Préstamos estudiantiles privados

La mejor manera de eliminar las deudas ocasionadas por préstamos para estudio, es haciendo los movimientos adecuados de renegociación.

Muchas instituciones prefieren recuperar algo del dinero, a enfrentar largos y costosos procesos de interponer demandas, para exigir lo que les deben. Máxime cuando algunas cantidades de deuda no ameritan que se invierta en abogados, dado que puede ser más costoso este procedimiento de recuperación por vía judicial.

Deudas fiscales

Este tipo de deudas son difíciles de eliminar, ya que las entidades tributarias y del Estado obligarán a que pagues. Aunque tienen fecha de prescripción, es muy poco probable que esto ocurra, porque siempre estarán notificando de lo adeudado.

Lo mejor para estos casos es generar un acuerdo con la Agencia Tributaria, donde se le exponga la situación y se exprese la capacidad real para hacer pagos.

La liquidación de deudas y el crédito: ¿Cómo interactúan?

Cuando se liquidan las deudas, se puede afectar negativamente el reporte crediticio. Pero no necesariamente tiene un efecto devastador.

Lo más común es que se dé una afectación por un periodo de siete años, donde el reporte que aparecerá es “pagado según lo acordado”.

Para las centrales y bases de datos de riesgo, esto es tomado como algo negativo, ya que se desconfía de la capacidad de pago del individuo. Pero siempre será mejor esta situación a la de morosidad, donde las posibilidades de acceder nuevamente a créditos serán casi nulas. 

La liquidación de deudas vs otras soluciones: Cuadro comparativo.

Existen diferentes maneras de manejar las deudas, cada una con sus ventajas. Aquí te presentamos las diferencias entre cada una de ellas: 

Liquidación de deudasBancarrotaPrograma de manejo de deudasPréstamo de consolidaciónTransferencia de saldo
Pago mensualDe acuerdo al presupuestoPlan de pago ordenado por juezReducción de hasta 30% con pago por tarjeta de crédito Inferior al total de pagos actualesLo más alto posible
Crédito necesarioCualquieraNo aplicaCualquiera Buenoexcelente
Cantidad de deudaA partir de 5.000No aplicaPor encima de 5.000Por encima de 25.000Por debajo de 5.000
Consecuencias en el reporteNegativo sujeto a negociaciónNegativo hasta por 7 añosNeutroPositivoPositivo
TasasPorcentaje del importe original335 por representación de abogadosHasta 69 euros  al mesComisiones hasta del 1% del préstamoComisiones hasta de 3% por cada transferencia 
APRNo aplicaNo aplicaHasta el 11%Hasta el 13%0% durante 18 meses (depende del puntaje crediticio)
Tiempo para eliminar la deuda12 a 48 cuotasHasta 5 añosHasta 60 cuotasHasta 48 cuotasHasta 18 cuotas

La desesperación te lleva a ser vulnerable: no seas víctima de estafadores.

Cuando se trata de dinero, siempre existirá la posibilidad de que personas sin ética se aprovechen de la situación.

Muchos falsos tramitadores prometen eliminar las deudas, o los reportes negativos en los ficheros de riesgo y morosidad, a cambio de una suma de dinero.

Este es el primer indicio de que puede tratarse de una estafa: si le piden dinero por adelantado, y no se trata de una organización plenamente constituida, sin una sede, sin sitio web, o datos de contacto poco claros, ¡huya de allí!

También es indicio de estafa cuando le propongan hacer alguna jugada por fuera de la ley. Los despachos especializados, y organizaciones serias, nunca pondrían en juego la legitimidad d ellos procedimientos. 

¿Libre de tu deuda? Aprende a manejar tus finanzas y evita recaer en el endeudamiento – Breve guía.

Salir de las deudas implica tener control de las finanzas, no hacerse falsas expectativas con el dinero, y manejar un plan a largo plazo, para lograr metas.

Aquí te presentamos algunas formas en las que puedes hacer un plan financiero para tu vida monetaria, de acuerdo a tus posibilidades. 

Sé consciente de tu realidad.

Es fácil caer en la tentación de ostentar en las redes sociales y mostrar una vida llena de privilegios y lujos. Pero, en la vida real, cuando llegan las facturas, ¿serán los seguidores quienes las paguen?

 A menos que seas un influencer de alto alcance, eso no funcionará así. Se trata de vivir acorde a tus posibilidades y te aseguramos que eso te dará mucha tranquilidad y estabilidad financiera.

Una buena opción, para que disfrutes de eso que siempre has querido, es que realices un plan de presupuestos y diversifiques tus ingresos. De esa forma, podrás lograr varios objetivos.

Idea un presupuesto personal y un plan de gastos.

Una buena planificación es el primer paso para tomar medidas respecto a tu vida financiera. De hecho, es la mejor forma de determinar cómo va a ser tu vida en el futuro, ya que la estabilidad económica jugará un papel fundamental.

Un buen plan de presupuesto involucra mensualmente a tus ingresos, los egresos o gastos fijos, el ahorro y un porcentaje para emergencias. Así tendrás todo controlado y sabrás a dónde ha ido a parar el dinero.

¿Qué pasa si no lo compro? Evita gastos innecesarios.

“Sólo se vive una vez” es la frase que se dice antes de cometer cualquier locura. ¡Y vaya que es cierto! Pero no se puede justificar las compras innecesarias de bienes o servicios con esta filosofía.

Si eres de los que ve la vitrina y dice “me lo compraré, para eso trabajo”, ¡es hora de cambiar de actitud! Esto solo te traerá gastos a la tarjeta de créditos, deudas y poco dinero para ahorrar. 

Créate un plan de ahorros.

Pensar en el futuro es la mejor manera de incentivarse para tener un ahorro. Imagina en unos años, sintiéndote tranquilo, por el simple hecho de saber que tienes un dinero que te respalda en la cuenta.

El dinero que se guarda para emergencias, o para una vida más tranquila, es toda una salvación cuando surgen deudas imprevistas. 

Puedes tomar opciones como un seguro de vida, o un seguro de pensiones, que te permiten ahorrar, a la vez que te ofrecen múltiples beneficios. 

Diversifica tus ingresos.

Uno de los consejos más sabios que se puede dar frente al dinero, es que no se debe depender de una única fuente para obtenerlo.

¿Qué pasaría si, por ejemplo, esa fuente de ingresos desaparece? Cortaría inmediatamente con el flujo de capital que necesitas para tu vida diaria.

Ya bien sea tu trabajo, una herencia o un negocio, no es prudente dejar toda tu estabilidad financiera a merced de solo esa opción. Debes diversificar tus ingresos.

Tener varias fuentes de dinero también garantiza que puedes hacerles frente a tus deudas de una forma más eficiente, sin llegar a la bancarrota.

No dejes que tu dinero se estanque: Invierte en proyectos para aumentar tu rentabilidad.

Guardar dinero en la caja fuerte puede ser una opción, pero eso no evitará que la inflación vaya haciendo de las suyas poco a poco. Al final, cuando cuentes tus ahorros, verás que valen menos de lo que valían cuando los depositaste.

Para evitar eso, la mejor forma es haciendo inversiones. Los bienes raíces, son un buen ejemplo: invertir en un piso traerá, por lo general, buena rentabilidad.

También es prudente buscar nuevas ideas de negocio. Estamos en la era de las tecnologías, donde nuevos emprendimientos están generando empleos y requieren nuevos inversores. No tienes que ser un millonario para invertir, solo basta con indagar en las nuevas industrias.

¿Lo tuyo no es el riesgo? Entonces ve por inversiones más seguras, con empresas de más trayectoria o que comercialicen commodities, combustibles o servicios como los seguros. 

Preguntas frecuentes.

Aun te pueden quedar muchas dudas con respecto a términos poco claros en materia financiera, o consecuencias de no pagar deudas. Te lo explicamos. 

¿Qué pasa si no puedo pagar mi deuda?

Al no pagar las deudas, te expones a embargos. Y no sólo de bienes materiales, o propiedades: también se puede embargar el salario y hasta las pensiones, en algunos casos. 

¿Qué significa que una deuda sea líquida?

Las deudas líquidas se refieren a aquellas que son medibles. Es decir, las que tienen una cantidad exacta. Por ejemplo, el valor de un coche, o una propiedad. Nótese la diferencia con deudas que implican tasas de interés variable, donde éstas dependen del mercado. Allí las cantidades son aproximadas, más no exactas.

¿Cuándo se considera vencida una deuda?

Las deudas vencen cuando transcurra un plazo determinado para cada tipo. Para la mayoría de casos, las deudas por crédito personal, compra venta entre terceros y similares vencen a los cuatro años.

Esto implica que el acreedor pierde el derecho a reclamar la deuda, si nunca se pronuncia en ese tiempo. Pero, para el deudor, no elimina la deuda en sí, ni su mala calificación crediticia

¿Cómo sé si tengo deudas con Hacienda?

Las deudas tributarias son difíciles de pasar por alto, porque siempre son notificadas. Si por alguna razón cambiaste tus datos de contacto o de domicilio, puedes consultar tus obligaciones pendientes en el sitio web de la Agencia Tributaria, sección Información y Gestiones, y luego, Deudas. 

Como puedes observar, hay varios caminos para enfrentar las deudas. Si deseas que gestionemos tus deudas, o requieres asesoría puntual para tu caso, estaremos dispuestos a guiarte. 

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 1

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad