Código de Buenas Prácticas Bancarias

El Código de Buenas Prácticas es un mecanismo que trata de ayudar a las personas hipotecadas que tienen problemas para pagar las cuotas mensuales por circunstancias personales o la subida del Euribor. Puedes acogerte a través de dos códigos:

  • Código de Buenas Prácticas de 2012 o CBP 2012: para familias más vulnerables que puedas realizar una reestructuración de las deudas acorde a su situación y que cuente con una garantía hipotecaria.
  • Código de Buenas Prácticas de 2022 o CBP 2022: para familias con dificultades pero que no son tan vulnerables, de clase media, pero con riesgo de vulnerabilidad.

¿Cómo hacerlo?

Para seguir manteniendo la vivienda las personas pueden acogerse al Código de Buenas Prácticas dependiendo de la situación de cada uno:

  • Reestructuración de la deuda.
  • Quitar el capital pendiente.
  • Dación en pago de la vivienda.

Requisitos del Código de Buenas Prácticas en función de sus ingresos:

Solo se pueden acoger a este proceso las personas que cumplan con ciertos requisitos económicos:

  • Ingresos de la unidad familiar hasta 25.200€ anuales, con carga hipotecaria del 50% y subida de la carga del 50% o más.
  • Ingresos de hasta 25.200 anuales, carga hipotecaria de más del 50% y subida de la carga de menos del 50%.
  • Ingresos de hasta 29.400 anuales, carga hipotecaria de más del 30% y subida de carga del 20% o más.

Dichos ingresos anuales podrían ser superiores en caso de tener alguna discapacidad los propios titulares o gente que depende de ellos, enfermedades mentales, entre otras que veremos más adelante.

Buscamos que el cliente se acoja al Código de Buenas Prácticas y que se le concedan ventajas para hacerle frente al pago de la hipoteca y evitar ser ejecutado.

Requisitos del Código de Buenas Prácticas de acuerdo a la unidad familiar:

Se pueden acoger a este proceso las unidades familiares que:

  • Sean familia numerosa.
  • Que tengan un menor a cargo.
  • Sean familiar monoparentales con hijos a cargo.
  • Alguno de los miembros sea víctima de violencia sexual o de género.
  • El titular o titulares tengan más de 60 años.
  • Alguno de los miembros tenga una discapacidad de más del 33%, dependencia o incapacidad permanente.

Aspectos a tener en cuenta:

  • La hipoteca debe ser sobre la vivienda habitual.
  • El precio de adquisición de la hipoteca no puede superar los 300.000€.
  • No puede el cliente estar en ejecución hipotecaria.
  • La situación económica ha de haber sufrido una alteración grave en los últimos 4 años.
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad