Fecha

Aquí te explicamos qué e sun embargo, qué no te pueden embargar, y qué hacer si están a punto de embargar tus porpiedades.

¿Están a punto de rematar tus bienes? ¿Sabes cómo puedes parar un embargo judicial y evitar que liquiden tus propiedades? ¡Aquí te lo explicamos!

Pero antes de comenzar, si esta es tu situación, ¡respira! Te informamos que hay formas de detener el embargo. Si no te está pasando a ti, pero sí a tus conocidos, te recomendamos compartirles este artículo. Les será de gran ayuda.

¿Qué es un embargo judicial?

Un embargo judicial, y especialmente un embargo por deudas, se trata de la retención de los bienes del deudor. La finalidad de este proceso es que sean vendidos o rematados, para poder así hacer frente al pago  del acreedor.

Al confiscar el patrimonio del deudor, se garantiza que no pueda ocultarlo. Esta medida también le otorga garantías a los acreedores de que pueden recuperar parte, o la totalidad, de su dinero.

Por si fuera poco, también pueden embargarse los bienes futuros. ¿Pensaste que podías conseguir un coche nuevo en unos meses, y que no iba a ser embargado? ¡Pues no! Si aún tienes deudas, te lo pueden confiscar.

Cuánto puede durar un embargo judicial

La duración del proceso dependerá de la naturaleza misma del caso. Por ejemplo, no es lo mismo un embargo de salario por una demanda alimenticia, que un embargo financiero por alguna deuda.

Los embargos por un proceso de pensión de alimentos son considerados como circunstancias de especial protección, por lo que pueden ser muy prolongados en el tiempo.

Los procesos de liquidación y remate de bienes suelen ser mucho más ágiles, teniendo como plazo 10 días desde la notificación al deudor.

Cómo funciona un embargo

Para entender el embargo judicial y cómo funciona, se debe saber que este procedimiento sólo puede ser emitido por un juez. Esta circunstancia se presenta cuando no se llega a un acuerdo entre las partes.

El deudor puede determinar cuáles de sus propiedades o bienes son suficientes para saldar la deuda. En caso de que no lo haga por voluntad propia, el juez puede dar orden de que un administrador verifique su patrimonio.

Por otra parte, en un proceso de embargo no se liquidan por completo los bienes del deudor: basta sólo con los que cubran la cifra de lo que debe.

A lo anterior se le debe añadir que un embargo funciona de manera muy rápida. Generalmente, cuando el embargo es bancario, se le notifica al deudor cuando las cuentas ya se encuentran congeladas.

La justificación para realizar lo anterior es que se trata de una medida preventiva, para evitar que el afectado mueva su dinero o intente evadir la responsabilidad.

Cómo se notifican los embargos judiciales

Ahora que vimos qué es un embargo judicial y cómo funciona, debes saber cómo se notifica. Al ser una orden emitida por un juez, la información será comunicada por medio de correo al domicilio del demandado.

En el caso de los embargos de cuentas bancarias, las entidades financieras notificarán al afectado por llamada telefónica, ya que poseen sus datos personales.

Durante el periodo de notificaciones, es posible también renegociar las deudas, para evitar que el proceso avance más.

Qué se puede embargar

Principalmente, se puede embargar el salario del afectado, así como sus cuentas bancarias y todo aquello que reciba por concepto de pago. Aquí puedes ver más información de cuánto te pueden embargar de la nómina.

Así mismo, pueden ser objeto de embargo las rentas que reciba el demandado, su pensión (siempre manteniendo un tope de embargo), así como objetos de valor (joyas).

También son embargables las propiedades muebles e inmuebles. Por ejemplo, una casa, o el mobiliario dentro de esta, y que contenga valor, son propensos a ser retenidos para remate.

Cabe anotar que para que una casa sea embargable, no debe tener una hipoteca o trámites de otros asuntos judiciales.

Los vehículos, y las empresas constituidas, también se pueden liquidar, con el objeto de saldar las deudas.

Por último, como se mencionó líneas arriba, no sólo se puede embargar los bienes actuales: también entran en consideración lo que se pueda obtener en el mañana, si aún se tiene deudas.

Si el deudor obtiene nuevas propiedades mientras se desarrolla el proceso de liquidación, éstas pueden ser agregadas al proceso de embargo, siempre que cumplan los requisitos.

Qué no se puede embargar

Aunque el salario se puede embargar, hay que considerar que no se puede confiscar al 100%. El deudor no puede dejar de recibir, mes a mes, el Salario Mínimo Interprofesional (a excepción de los casos de una demanda por pensión alimenticia, donde se deja un mínimo vital).

Si recibe dos salarios mínimos interprofesionales, el segundo salario quedaría embargado hasta una tercera parte. Y si recibe tres, el tercero se embargaría hasta la mitad.

Tampoco son embargables los bienes que se consideran como mínimos vitales (mobiliario indispensable, alimentos, etc.), ni tampoco se podrá retener aquellos elementos que sean imprescindibles para que el deudor ejerza sus actividades de sustento.

Cómo saber si tengo un embargo judicial

Recibir la notificación de embargo judicial es la forma más evidente de saber si se inició una demanda de este tipo. Generalmente, la notificación se realiza varias veces, para asegurarse que el implicado la reciba.

Si por motivos de cambio de domicilio o información inexacta no se recibe la notificación, se puede recurrir a buscar los procesos judiciales de entidades nacionales.

Para ello, se debe acceder a los sitios oficiales de la Agencia Tributaria, o la Seguridad Social, donde se registran las obligaciones pendientes de los usuarios.

Si tienes deudas con particulares o terceros que no pertenecen a entidades gubernamentales u oficiales, debes estar al tanto de si estos no han abierto procesos de demanda.

Finalmente, los embargos emitidos por entidades bancarias se pueden conocer fácilmente con sólo consultar el estado de cuentas y de morosidad. Recuerda que revisar periódicamente los estados financieros es la mejor forma de evitar sorpresas.

Cómo evitar un embargo judicial

Hay cuatro maneras eficientes de detener un embargo:

  • La primera, y quizá más incuestionable, es realizando el pago de las deudas y los respectivos intereses antes de que transcurran 10 días hábiles desde la notificación del embargo.
  • La segunda manera es renegociando las deudas, lo cual es particularmente útil cuando se trata de entidades bancarias.
  • Una tercera forma se trataría de realizar una contra demanda, donde se argumenta que los bienes no son propios, sino de terceros, siempre y cuando se tenga la forma de demostrarlo.
  • La cuarta forma es acogiéndote a la Ley de la Segunda Oportunidad, la cual congela todos los procesos, hasta que se determine cuál es la mejor forma de acabar con la deuda.

Cómo se levanta un embargo judicial

Una vez se ha acabado con la deuda, ya bien sea por los pagos o por los acuerdos de exoneración, se puede proceder a levantar el embargo.

Este procedimiento no se genera de forma automática por el hecho de pagar todo lo adeudado, sino que se debe solicitar.

Te recordamos que, si necesitas ayuda para salir de una situación compleja como un embargo judicial, acudas a nuestra ayuda profesional. Podemos asesorarte para buscar la mejor opción para ti.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 4.8 / 5. Recuento de votos: 53

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad