La vivienda habitual en la Ley de la Segunda Oportunidad

Una de las mayores preocupaciones de las personas al tratar de acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad es, en el caso de tener una vivienda, si la pierden o no. ¿Existen casos donde se puede salvar la vivienda habitual del deudor?

La respuesta rápida a esta pregunta es sí, pero existen casos donde no sucede así, por lo que para tener certeza a la hora de responder esa pregunta debemos analizar cada situación de forma individual. 

¿Qué dice la Ley Concursal sobre la vivienda habitual del deudor?

En casos donde los deudores cuentan con una propiedad o activos, llegados al juzgado, lo más probable es que tengan que poner la vivienda a disposición del juez. Las opciones más comunes que encontramos en estos caso son: la pérdida de la vivienda que ocurre con bastante frecuencia; la dación en pago del inmueble donde se pierde la vivienda, pero las también las deudas relacionadas con la misma o conservar la vivienda si cumple los requisitos establecidos por la jurisprudencia, para lo que habrá que analizar cada caso en particular. 

Supuestos en los que se puede conservar la vivienda

Existen básicamente dos supuestos en la que las personas no perderían su propiedad:

  • Cuando el valor de la hipoteca es superior al valor de mercado del inmueble.
  • Cuando la enajenación de la vivienda pueda derivar en un empeoramiento de la situación para el deudor.

En cualquier caso, para poder conservar la vivienda se deberá estar al día con los pagos de la hipoteca. En ningún caso se exonerará a un persona del pago de una hipoteca y conservar el inmueble.

La hipoteca tiene un valor superior al de mercado de la vivienda

La realidad es que la vivienda se puede conservar siempre y cuando el activo sea inferior al pasivo, es decir, si yo tengo una vivienda que está valorada en este momento en 200.000 euros y yo tengo que pagar de hipoteca 300.000 euros, como el activo de mi vivienda es inferior a la deuda (a mi pasivo), entonces, lo más probable es que el Juez no ejecute la vivienda.

Pero si es al revés, si tengo una vivienda que vale 300.000 euros y yo la tengo prácticamente pagada, ¿qué sucede en esos casos? Sucede que si esa vivienda tiene un valor neto de 200.000€ euros y si esta persona tiene una deuda de 70.000 euros, el juez le va a ejecutar su vivienda para compensar los acreedores. Esto es así porque lo indica la ley de una manera clara y taxativa.

La ley es clara y los despachos que presentan la posibilidad de salvar la vivienda con interpretaciones torticeras, lo que realmente están haciendo es buscar cobrar su dinero y que el deudor se lleve la sorpresa al final del proceso.

valor hipoteca trampa propiedad ley segunda oportunidad

La enajenación de la vivienda resulta antieconómica

¿Cuándo se entiende que la enajenación de la vivienda empeoraría la situación económica de la persona?

 Básicamente el empeoramiento de la situación económica se puede dar por dos razones principales: los costes de enajenación sobrepasan el precio que se ha obtenido por la venta del inmueble o cuando simplemente se genera un sobrecoste que no vale la pena asumir

Recordemos que el objetivo de la ley nunca va a ser generar más deudas de las que ya existen, por lo que un juez puede determinar que la venta de la vivienda no vale la pena realizarla si va a producir más gastos.