Fecha

Dejar de pagar una tarjeta revolving abruptamente puede ser poco beneficioso. Por eso, acá te contamos que pasa si lo haces y cómo hacerlo correctamente. ¡Aquí!

Ante la gran cantidad de deudas que han acumulado cientos de españoles, muchos se han preguntado qué pasa si dejan de pagar una tarjeta revolving. Aquí resolveremos esa duda, explicando cada una de las consecuencias que tiene esta decisión.

¿Cuáles son las consecuencias de dejar de pagar una tarjeta revolving?

Todos sabemos que dejar de cumplir con las obligaciones financieras no trae nada positivo. En el caso de las tarjetas revolving, las complicaciones se evidencian en el aumento desmedido de los intereses, el bloqueo de la tarjeta, el reporte ante ficheros como ASNEF y, lo que es más grave, las acciones judiciales del banco, que pueden desencadenar en embargos de salarios y cuentas.

Todas estas consecuencias deben ser explicadas en detalle por la entidad financiera que emite la tarjeta, ya que de esa forma estarás totalmente enterado de lo que puede ocurrir cuando se junten muchos impagos.

Además de lo anterior, el banco puede reclamar los costes en los que incurrió para recuperar la deuda, especialmente cuando se trata de acciones judiciales. Estos costes corresponden a los honorarios de abogados y letrados, que son quienes interponen las demandas ante los morosos.

Tarjeta bloqueada

Antes de aplicar cualquier tipo de sanción, la entidad bloqueará la tarjeta. Con ello, será imposible realizar cualquier tipo de transacción con ella. Pero ten en cuenta que con esta acción no se congelan los intereses: estos seguirán elevándose, hasta que no se alcance un acuerdo con la entidad bancaria o se pague la deuda.

Aumento de los intereses

El aumento desmedido de intereses es quizá de las peores consecuencias de no realizar los pagos. Esto debido a que no sólo se tendrán que pagar las cuotas atrasadas más los intereses remuneratorios, que son los que estipula el banco por las operaciones de crédito, sino que se empiezan a sumar los intereses moratorios.

Los moratorios son los más perjudiciales para cualquier billetera, porque crecen a medida que pasa el tiempo. Son los intereses que cobra la entidad por cada día de retraso que transcurra.

Si los intereses remuneratorios ya hacían difícil el pago de las cuotas en estas tarjetas, ¿te imaginas el problema cuando se deban pagar también intereses moratorios excesivos? ¡Es algo que es mejor no descubrir! 

Ingreso a las listas de morosos

Como era de esperarse, la entidad bancaria reportará a aquellos que tienen cuotas atrasadas de pago a los ficheros de morosos como ASNEF y RAI.

La gravedad de esto radica en que tener un reporte negativo implica el fin de la vida crediticia para muchas personas. Con ello, es probable que ningún banco les otorgue crédito, o lo que es peor, que no se pueda realizar ningún contrato con entidades que presten servicios.

Acciones judiciales por parte del banco o prestador del servicio financiero

Lo más preocupante son las acciones judiciales, ya que son dictaminadas por un juez y su cumplimiento debe realizarse, so pena de evadir la ley, lo cual acarrea más problemas aún.

Dentro de las acciones judiciales se puede emplear el juicio monitorio, donde se exigirá que el deudor pague su deuda dentro de los siguientes días hábiles.

Si no se paga con una orden judicial, lo que sucederá es el embargo, que puede darse sobre el salario, las cuentas, la pensión, o hasta las acciones.

Si el caso es muy grave, y la deuda es por una cantidad bastante onerosa, se puede dar lugar a embargo de bienes tangibles como el coche, objetos de valor o joyas.

Es importante subrayar que el embargo de salario nunca podrá ser por debajo de lo estipulado como un Salario Mínimo Interprofesional, SMI. De esa cifra en adelante, se embargan ciertos porcentajes, establecidos por ley.

Mientras que a alguien que gana dos SMI sólo se le podrá embargar un 30% de su segundo salario, a alguien que perciba 4 SMI se le podrá embargar hasta el 90% de su cuarto salario.

¿Cómo dejar de pagar tarjeta revolving?

Dejar de pagar una tarjeta no debe ser un acto derivado de la displicencia. Debe hacerse solo cuando hay unos argumentos sólidos de trasfondo.

Por ejemplo, cuando se sospecha que hay una tarifa abusiva. Si al hacer las cuentas se nota que los abonos han sido excesivos con respecto al crédito, es hora de dejar de pagar, para hacer la respectiva reclamación.

Esto debe ser comunicado al banco antes de dejar de pagar la tarjeta, con el fin de que no existan problemas en el  futuro si te reportan ante un fichero de morosos. Si ocurre de esta manera, se puede hacer la reclamación, justificando las razones. 

Interponer un reclamo por intereses abusivos

La ley ha establecido que las tarjetas revolving rozan los límites de la legalidad. De hecho, existe toda una jurisprudencia alrededor de este tipo de servicios financieros aunque no está completa, ya que no existe, hasta la fecha, una medida exacta para determinar cuándo un interés es excesivo.

En términos prácticos, se ha establecido que, si una de estas tarjetas tiene una Tasa Anual Equivalente, TAE, de más del 20%, lo más probable es que se esté incurriendo en una tarifa abusiva.

Lo ideal es contar con el respaldo de un abogado experto en derecho bancario o similares, para que pueda guiarte en el proceso de reclamación. De esta forma, incluso si se ha avisado que no se pagarán más las cuotas de la tarjeta, se podrá alegar frente a un posible reporte al fichero ASNEF.

Recapitulando todo lo expuesto, podemos concluir que dejar de pagar una tarjeta revolving tiene nefastas consecuencias, como el ser reportado ante los ficheros de riesgo como ASNEF y acumular importantes intereses que pueden arruinar la vida crediticia. Si se hace una notificación previa de que no se pagará más la tarjeta, respaldada por un abogado, el proceso de reclamación será más fácil.

Y tú, ¿necesitas ayuda con las deudas de tarjetas revolving? Comunícate con nosotros, para que podamos orientarte en los pasos a seguir.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 4 / 5. Recuento de votos: 1

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad