Fecha

Aprende todo sobre la condonación de la deuda. Desde qué significa hasta cuáles deudas son condonables, descubre todo con nuestra guía definitiva

Eximir un pago, cancelar intereses, o perdonar montos de un crédito es posible con la condonación de la deuda. Pero, ¿qué es, y qué implica? Aquí te explicamos todo con lujo de detalles. 

¿Qué es la condonación de una deuda?

Si tu acreedor te detesta, ha agotado todos los medios para cobrar sin lograr su cometido y gasta gran parte del día en llamadas para lanzarte unas dulces amenazas, es muy probable que termine por condonarte la deuda.

Pero, ¿qué es exactamente una condonación? Se trata de perdonar la deuda. Ni más, ni menos. Aun así, como casi todo en la vida, tiene sus variaciones y matices.

Por sorprendente que pueda parecer, hay acreedores que prefieren condonar la deuda, ya que seguir cobrándoles a los morosos puede representar un gasto mayor. Por ejemplo, si la cuantía de pagar abogados e interponer demandas supera por mucho al monto que se quiere cobrar, ¿para qué seguir con el caso?

No debe confundirse la condonación con la renegociación: en la primera se exime del pago, mientras que, en la segunda, se plantean nuevas fechas de pago o tipos de intereses. 

¿Cómo se realiza una condonación?

Aunque la condonación puede realizarse de forma verbal, o incluso hasta tácita (como veremos más adelante), lo ideal es consolidarla legalmente en una notaría.

Realizarla es tan simple como que el acreedor renuncie a su interés de cobrar la deuda, ya sea verbalmente, por escrito o haciendo devolución de lo que se tenga pignorado como garantía de pago. 

Tipos de condonación de deuda

Si bien puede parecer que perdonar una deuda (o parte de ella) es lo mismo en todas las situaciones, lo cierto es que, para la ley, hay contextos importantes a tener en cuenta. No es lo mismo si se condona una deuda privada o pública, o si se condona de manera forzosa o voluntaria, entre otros casos. 

Conforme al ámbito en el que se produce

Existe una gran diferencia entre perdonar deudas privadas y públicas. Estas últimas tienen un trasfondo más complejo y sólo puede realizarse cuando la ley lo disponga. 

Pública

Perdonar deuda pública es la faceta donde es menos frecuente la condonación, ya que se trata de aquella que se da por entidades públicas o del Estado.

El caso más frecuente se presenta con el tema de los impuestos. Por ejemplo, quienes se acogen a la Ley de la Segunda Oportunidad, pueden solicitar la condonación de las deudas tributarias cuando padecen una insolvencia tan alta, que no pueden hacerle frente a ello de ninguna manera.

Dicha condonación se logra con el Beneficio de Exoneración del Pasivo Insatisfecho, BEPI, el cual puede ser emitido por un juez, cuando las liquidaciones de bienes y embargos no fueron suficientes para satisfacer las deudas.

Privada

Este escenario es mucho más común y se da entre personas físicas o entre empresas privadas y ciudadanos. Se toma como una “donación” ante la ley. 

Conforme la voluntad

Aunque en la mayoría de los casos las condonaciones se dan por plena voluntad del acreedor, existen situaciones donde este no le queda más remedio que renunciar al cobro.

Es por ello que no sólo se puede hablar de condonación voluntaria: también pueden darse casos donde se realice por situaciones obligatorias, donde no existen más caminos a tomar, como la quiebra empresarial.

Voluntaria

Como bien lo dice la definición de la condonación, ésta no se da por medio de una exigencia judicial. Por el contrario, el acreedor renuncia voluntariamente al cobro.

Forzada

No te engañes: no todas las condonaciones se dan por la voluntad del acreedor. En caso de que este caiga en situaciones más complejas, como un concurso de acreedores, o la bancarrota, puede verse limitado a realizar cobros que sean para su propio beneficio. 

Conforme el objeto o la cuantía

¿Quién dijo que se debía perdonar toda una deuda? Puede simplemente condonarse los intereses, pero no la deuda en sí.  Por ello, se habla que existen condonaciones totales o parciales.

Total

Se perdona todo el monto de la deuda. Sí, leíste bien. TODO. Si el acreedor estima que no le interesa seguir cobrando, o cuando se emite un BEPI en la Ley de la Segunda Oportunidad, se exime la deuda por completo. 

Parcial

Un caso generalizado en los acuerdos extrajudiciales, es que se perdone parte de la deuda a los demandados. Con ello, el acreedor espera recuperar, al menos, parte de lo que le corresponde. Lo más común es que la condonación corresponda a los intereses moratorios.

Es una solución bastante viable, ya que el deudor puede asumir más fácilmente un monto reducido, que la totalidad de la deuda.

Conforme el momento de la vida en que se realiza

Nuevamente, la ley establece notorias diferencias en una condonación cuando acreedor y deudor están vivos, a si uno de ellos se encuentra fallecido.  

Inter vivos

Se trata de todos los casos anteriores, donde la condonación se da mientras ambos, acreedor y deudor, se encuentran en vida. 

Mortis causa

En artículos anteriores hemos tratado el tema de las deudas cuando el titular de estas fallece. ¿Caducan? ¿Siguen vigentes? Para refrescar la memoria, te recordamos que las deudas no se extinguen con un deceso. Éstas pueden pasar a los sucesores, si aceptan la herencia. 

No obstante, los acreedores están en libertad de condonar la deuda del fallecido. A su vez, existen seguros de vida que cubren las deudas después del fallecimiento, por lo que se podría tomar como una condonación, aunque realmente sea una cancelación. 

Conforme la forma

Aunque siempre debería quedar todo por escrito, las condonaciones pueden hacerse por acciones muy puntuales, que no quedan registradas. Por ello, se debe hablar de la existencia de condonación expresa y condonación tácita. 

Expresa

¿Recuerdas donde mencionamos que lo mejor es dejar por escrito la condonación ante el notario? Esto es justamente la forma expresa: cuando existe un documento que soporte la decisión. En este, la condonación se toma, para la ley, como una donación. Tenerlo puede evitar malentendidos en el futuro. 

Tácita o presunta

Aunque no exista un documento, la condonación se toma como realizada cuando el acreedor hace entrega del pagaré o de los objetos que tenga en su custodia como garantía de pago, ante el deudor.

¿Quién puede condonar una deuda?

La potestad para hacer una condonación recae exclusivamente en la voluntad del acreedor. Si bien el deudor puede sugerirla, no está en sus manos tomar la decisión de realizarla. 

Cómo solicitar la condonación de una deuda

La Ley de la Segunda Oportunidad permite la condonación total o parcial de una deuda adquirida. Con las nuevas modificaciones incluye una eliminación total de hasta 20.000 euros de deuda pública, 10.000 de Seguridad Social y Hacienda independientemente.

¿Cuándo vence la condonación de deuda?

Una condonación hace que el acreedor no pueda reclamar el crédito que otorgó, o parte de este. Por lo tanto, y siendo una decisión irrevocable, su vigencia será permanente

Ley segunda oportunidad y la condonación de deudas

Quienes se acogen a la Ley de la Segunda Oportunidad, pueden recibir el BEPI, cuando ya no puedan hacerse cargo de las deudas. Este documento les brinda un reinicio de la vida financiera, anulando todos aquellos compromisos financieros anteriores. 

A manera de resumen, podemos decir que la condonación puede ser un mecanismo efectivo para agilizar procesos de deuda, cuando el cobro de la misma carezca de sentido, implique un coste mayor, o sea demasiado extenuante. Este recurso sólo puede ser usado por el acreedor.

Si tienes problemas con las deudas, déjanos asesorarte. Es muy probable que te puedan condonar ciertos montos. ¡Estamos para escuchar tu caso!

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad