Fecha

Existen diferentes tipos de deuda. Aquí te explicamos las diferencias de cada una, así como los intereses.

Dado que hay diferentes servicios financieros y formas de obtener crédito, también hay diferentes modalidades de deuda. A continuación, sabrás qué tipos de deuda existen y qué implicaciones jurídicas tienen cada uno de ellos.

Para empezar, es importante hacer la diferenciación entre los créditos o deudas que son para compras inmediatas a los que son para invertir y generar rentabilidad.

Muchos de los tipos de deudas que existen sirven sólo para satisfacer una necesidad o compra impulsiva, pero debes cuidarte de estos. Son los que más afectarán a tu bolsillo.

Los créditos para inversión son una mejor forma de endeudarse, ya que estos generarán rentabilidad en el largo plazo. 

¿Qué es una deuda y qué tipos de deudas existen?

Como bien es sabido, una deuda se refiere al acuerdo que hace una persona con una institución o con un particular para recibir dinero en calidad de préstamo, con el  compromiso de devolverlo en un tiempo establecido con un excedente.

No siempre se tienen las mismas comisiones en todas las deudas. De hecho, una de las características particulares de cada tipo de deuda son sus cantidades en intereses. Por ejemplo, para el crédito hipotecario, los intereses son diferentes a los préstamos de libre inversión o crédito al consumo.

En muchas ocasiones, las deudas vienen acompañadas de garantías, que son el respaldo para asegurarse de que el deudor puede responder adecuadamente por la cifra en préstamo.

Los tipos de deudas que existen se pueden clasificar según quien las emita, según la calidad crediticia, según su titulación o según su finalidad. 

Deudas en función del emisor

De acuerdo a quien sea el acreedor, se pueden encontrar varios tipos de deuda. Las personas pueden obtener deudas privadas con entidades financieras, como el crédito que todos conocemos para la compra de propiedades, coches, electrodomésticos, viajes o educación.

También se encuentra la deuda pública, que es contraída con Hacienda o la Seguridad Social. Se basa en todos aquellos pagos de impuestos y cobros de carácter estatal que deben realizarse. 

Deuda pública

Esta se refiere a la deuda que es contraída por los organismos gubernamentales, las comunidades autónomas o instituciones como el Banco Central, para regular la inversión y las operaciones que debe llevar a cabo en su gestión.

Por si lo estabas pensando, sí, todos tenemos que ver con la deuda pública, ya que también se paga con nuestros impuestos. 

Deuda privada

Las deudas privadas son las tradicionales que se contraen con los bancos o entidades de ahorro y crédito. Así mismo, pueden ser de carácter nacional o internacional. 

Deudas en función de la calidad crediticia

Existen deudas que se generan a partir de la compra de inversiones que emiten algunas medianas y grandes empresas. Estas inversiones son bonos o títulos de valor, que pueden generar rentabilidad con el paso del tiempo, y el comportamiento general de la economía. 

Deuda Senior Secure

Es la categoría más segura de deuda que se puede adquirir al comprar títulos o valores de una empresa. En caso de que la empresa pierda valor, o entre en un proceso de liquidación, los poseedores de este tipo de deuda son la prioridad en el rango de pagos

Deuda Senior

Al momento de comprar valores de una empresa, se tiene el riesgo de que ésta no vaya tan bien como se esperaba. Allí es donde la deuda senior tiene un papel importante, ya que es un tipo de deuda preferencial, por sobre los accionistas regulares. 

Al tener una categoría superior a las compras de valores normales, quienes tienen una deuda senior poseen el derecho a cobrar primero las comisiones. Incluso, en un caso de quiebra de la empresa, son quienes tienen primera consideración para cobrar, después del senior secure.

Deuda subordinada

Las deudas subordinadas son deudas que se obtienen por inversión, con una renta fija, pero con el riesgo de cobrar en último lugar, si la empresa llega a tener una quiebra o pérdida total. 

Deuda híbrida

Esta es una mezcla entre deuda subordinada y capital. Para el caso de liquidación de la empresa que lo emite, actuará como una deuda subordinada, y para efectos de calificación de riesgo de deuda, funcionará como capital neto. 

Acciones

Se dice que comprar acciones, aun si implica una deuda, es una buena forma de aumentar el capital en el futuro. Pero hay que tener cuidado: no todas las empresas que las emiten son una buena inversión.

Las acciones son porcentajes que emite una entidad, para que sean compradas y se comercialicen en el mercado de valores.

La titulación de una deuda

Este es otro de los tipos de deuda que existen a nivel bancario y corporativo. Cuando se agrupan varias deudas en una misma cartera y se transforman en bonos, se está generando una titulación de deuda.

La titulación es un mecanismo que sirve para que las empresas transformen sus deudas en bonos, las vendan y aumenten su capacidad crediticia, eliminando parte del riesgo. 

Titulaciones hipotecarias

El monto de las hipotecas puede venderse a un tercero, con el fin de minimizar los riesgos de impago y tener así mayor capacidad de crédito en el futuro. 

Titulaciones no hipotecarias

Aunque las hipotecas son una buena opción para ser cedidas a terceros para buscar liquidez, en realidad se puede hacer con cualquier tipo de deuda o crédito. A éstas son las que se le denominan titulaciones no hipotecarias.

Tipos de deuda en función de la finalidad

Se puede tener una deuda para la compra de una casa, un coche o para iniciar (o mejorar) un proyecto empresarial, pero no todas son iguales para la ley. 

Deuda Ficcional

Quizás, este tipo de deuda sea la más perjudicial, ya que se obtiene por tener ingresos más altos que los ingresos. Dicho de otro modo, es la deuda que se da por llevar un estilo de vida superior al que pueden ofrecer los ingresos de la persona. 

Deuda hormiga

Es muy probable que este sea el tipo de deuda más común entre los ciudadanos, ya que se trata de la acumulación de deudas pequeñas de diferentes entidades, comercios o empresas.

Si eres una persona que acostumbra a irse de compras y entrar a cada local pidiendo crédito, tienes altas posibilidades de ser víctima de los estragos de la deuda hormiga. 

Deuda de subsistencia

Es muy aconsejable sacar una parte de los ingresos mensuales para el pago de los cargos básicos como la luz, el agua o los servicios elementales de un hogar. En el caso que no se aparte este monto de dinero, se tendrá que recurrir a una deuda, convirtiéndose en una deuda de subsistencia.

Nunca gastes todo tu dinero, sin haber considerado primero el pago de la salud, el teléfono, la vivienda o aquellos servicios indispensables en tu día a día. 

Deuda de apalancamiento

Un claro ejemplo de deudas sanas son las deudas de apalancamiento, ya que estas consisten en tomar un préstamo para mejorar un aspecto del negocio o del hogar, lo cual es una mejora que dará rentabilidad en un futuro. 

Cómo cobrar una deuda

Los reclamantes pueden cobrar una deuda de forma jurídica, siempre y cuando cumplan con varias condiciones. Entre ellas, la deuda debe ser monetaria, debe ser comprobable y no debe exceder los cinco años desde que se hayan vencido los plazos de pago.

Para las comprobaciones, es vital contar con contratos, acuerdos firmados o los documentos que den fe de lo que se adeude. 

Si quieres conocer cómo liberarte de tus deudas a través de la Ley de Segunda Oportunidad, no dudes en contactarnos y analizaremos la viabilidad de tu caso.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 5

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad