Fecha

Si no puedes pagar la hipoteca, te ofrecemos distintas soluciones que puedes explorar para salir de esa difícil situación.

Comprar una vivienda es un sueño maravilloso, pero puede volverse una pesadilla si se presentan tropiezos en la economía personal. Si no puedes pagar la hipoteca, ¿qué se puede hacer?

Ante todo, ¡mantén la calma! Un revés en las finanzas personales no significa que siempre se tendrá esa situación. Existen medidas que pueden ayudarte a salir de la situación.

Incluso, muchas de estas formas permiten que se pueda optar nuevamente por pedir un préstamo hipotecario en el futuro.

Soluciones en caso de no poder pagar la hipoteca

Afortunadamente, existe un amplio abanico de opciones a la hora de solucionar un problema de falta de liquidez para los pagos de una cuota hipotecaria.

Dentro de los más comunes, se encuentra la negociación, la solicitud de rebajas por el código de buenas prácticas, o la venta y dación en pago de la propiedad, en últimas instancias.

Negociar con el banco

¡Olvídate de huir y no tomar las riendas de la situación! Lo mejor que se puede hacer es afrontar lo que pasa, y solicitar una negociación con el banco.

Aunque pueda sorprenderte, muchos bancos están dispuestos a negociar con sus clientes. Pero debes ir con suficiente información, para saber qué puedes obtener exactamente, la cual te damos a continuación.

En una negociación puedes solicitar la moratoria, la carencia hipotecaria, o la extensión del plazo de devolución.

La moratoria es quizá la más difícil de obtener, a menos que seas un cliente antiguo del banco. Se trata de posponer el pago de la hipoteca durante un tiempo determinado, aunque no suele ser muy extenso, sin perjudicar las condiciones del contrato.

La carencia de hipoteca se puede dar de forma parcial o total. Con esta figura, se puede abonar solamente los intereses de la deuda durante un tiempo. La mala noticia es que esto hará que se incremente el coste total.

Finalmente, extender el plazo de devolución significa reestructurar el plazo de la hipoteca, lo que conlleva a pagarla durante más tiempo, con una subida de importe, pero a cuotas más bajas.

Aunque el banco puede no estar de acuerdo en aceptar estas opciones, es mejor intentarlo. Para una entidad financiera no es nada bueno dejar de recibir los abonos, o tener que cobrarlos por vía jurídica, entonces hay posibilidades de llegar a acuerdos. 

Intentar aumentar los ingresos y reducir gastos

Dicen que en las épocas de dificultad es donde sale a relucir el ingenio y se conoce la virtud de las personas. Si crees que ese proverbio es cierto, ¡es hora de ponerlo en práctica!

Es evidente que situaciones muy complejas no dan para mucho, pero, si está dentro de tus posibilidades, puedes plantear un ingreso extra con alguno de tus talentos u oficios.

Aquí lo mejor es hacer presupuesto de gastos e ingresos, para que sepa a dónde va parar exactamente tu dinero. Con esta perspectiva, puedes ver qué compras se pueden suprimir.

Vender la casa

Para situaciones desesperadas, medidas desesperadas: vender la vivienda puede ser una forma de obtener un pago completo, además de no acarrear con la deuda, con todas las consecuencias que ello implica.

Pero, ¡cuidado! Esta opción debe ser agotada como último recurso, ya que debe hacerse muy bien, para que la venta no sea por debajo de la deuda.

Pedir la dación en pago

La dación en pago permite ceder la casa ante el banco, para librarte de la deuda. Ésta no es la opción más atractiva para la entidad financiera, ya que tendrían que hacer trámites para liquidarla y recuperar el monto, por lo que pueden rechazarla justamente por esa razón.

Acogerse al Código de Buenas Prácticas

Por ley, todos los bancos deben tener un código de buenas prácticas. Con esto, aseguran que los procedimientos estén en orden.

Dentro de este código se trata el asunto de las hipotecas, donde se ofrecen ciertos beneficios a personas que tienen dificultades económicas. Estos beneficios pueden ir desde rebajas a los intereses, hasta la ya mencionada dación en pago. 

Reestructuración de la deuda

Siguiendo con la línea del código de buenas prácticas, es posible hacer una reestructuración. Para que pueda otorgarse, el tomador de la hipoteca, o el núcleo familiar, deben cumplir ciertos requisitos.

Dentro de los más importantes, encontramos que la cuota supere más de la mitad de los ingresos de la familia, que la vivienda no supere el precio por metro cuadrado en el índice de Precios de Vivienda del Ministerio de Fomento, o que la familia haya presentado alguna vulnerabilidad reciente (como la incapacidad permanente de algún miembro, etc.)

Solicitar una quita de la hipoteca

Las quitas normalmente se otorgan cuando la familia tiene dificultades muy adversas. Por ejemplo, si es la única vivienda que tiene para vivir, si la persona cabeza de hogar sufrió una incapacidad permanente, o que no se tengan más medios para amortizar el pago si se entra en paro. 

¿Cuánto tiempo se puede dejar de pagar la hipoteca?

El ir acumulando los intereses puede no ser grave desde el segundo o tercer mes de no hacer los pagos, ya que sólo se generarían intereses moratorios. Lo que sí puede ser preocupante, es cuando se dejen de pagar el equivalente al 3% de la hipoteca, o a 12 cuotas de la misma, ya que estos si son causantes de embargos. 

¿Cuántas cuotas puedo dejar de pagar antes de que me embarguen?

Según la ley, y lo dictaminado por el Tribunal Supremo, especialmente en la sentencia 463 de 2019, el embargo puede darse si ocurren dos escenarios: que se rebase un porcentaje específico del capital prestado, o que transcurra una determinada cantidad de cuotas equivalente a ese porcentaje.

El porcentaje de la primera mitad de la hipoteca que se toma como grave equivale al 3% de la cifra total, o a 12 cuotas no pagadas. Si la morosidad se da en la segunda mitad de la hipoteca, el embargo se puede dar si se deja de pagar una cifra equivalente al 7% del préstamo, o si transcurren 15 meses sin abonos.

¿Qué ocurre si no se paga la hipoteca?

Al no realizar los pagos de una hipoteca, se desatan consecuencias a corto y largo plazo. Las primeras incluyen todo tipo de sanciones por morosidad, y las segundas, más graves, pueden desencadenar el embargo. 

Los intereses por morosidad no están estipulados por el banco, sino que se tasan por norma, y corresponden a tres puntos porcentuales del interés préstamo.

El embargo se tramita una vez se ha comunicado reiterativamente al deudor de su cuenta pendiente, y se ha superado el plazo de 12 cuotas sin abono

Hipoteca y Ley de Segunda Oportunidad

Una de las mejores soluciones a las deudas, es acogerse a la Ley de la Segunda Oportunidad. Dentro de esta, también es posible tratar los compromisos de índole hipotecario.

Al acogerse a la ley, es posible no perder la vivienda, si esta es la única que se tiene para uso habitual, dependiendo de la defensa y el letrado que se tenga.

Una de las mayores ventajas que estipula esta ley a quienes estén amparados por ella, es que el banco tendrá que negociar muy por debajo de la deuda inicial, lo cual ya es un gran alivio para el deudor.

En conclusión, la deuda hipotecaria no es embargable hasta las 12 cuotas no pagadas, pero no hay que esperar hasta que ese plazo se cumpla para tomar acción. Lo mejor es buscar mecanismos para negociar con anticipación, y evitar una catástrofe en las finanzas personales.

Hemos tratado muchos casos similares, donde guiamos a los implicados a un buen desenlace. Si tienes problemas para pagar la hipoteca, acércate a nuestros canales de atención, para brindarte información oportuna. 

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 1

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad