Fecha

¿Sabes si tus deudas han prescrito? En este artículo conocerás toda la información sobre los tipos de deudas y sus tiempos de prescripción.

¿Te encuentras en una situación de deuda? ¿Sabes si tus deudas han prescrito? En este artículo responderemos cualquier duda que puedas tener de acuerdo al tipo de deuda con la que cuentes y el tiempo de prescripción dependiendo de la misma.

Condiciones para que una deuda prescriba

Se considera que una deuda queda extinta cuando el acreedor nunca ejerció su derecho de cobro de ninguna forma (mensajes, correos, de forma verbal), ni inició un proceso judicial para ello, en unos plazos de tiempo estipulado. Pero, ¡cuidado! Todos los compromisos financieros son diferentes, y cada uno tiene distintas formas de aplicar este requisito. A continuación, te presentamos los criterios de prescripción de las deudas más comunes.

¿Cuándo prescriben las deudas?

Generalmente las deudas prescriben en un periodo de cinco a veinte años, y el margen tan amplio es debido a que la prescripción dependerá del tipo de deuda. Por ejemplo, los créditos de relativamente poca cuantía expiran cerca de un lustro, en tanto que las hipotecas y grandes sumas pueden tardar hasta dos décadas para ser consideradas en estado de caducidad.

Aun así, hay muchas situaciones específicas que deben analizarse para saber cuando prescribe cada tipo de deuda, por lo que es bueno tener una asesoría legal de alguien que conozca bien el Código Civil, y la Ley de Enjuiciamiento Civil.

¿Cuándo prescribe una deuda hipotecaria?

Si pensabais eludir el pago de una hipoteca, para que esta prescribiera tiempo después, te tenemos malas noticias: es algo muy poco probable que ocurra, porque este tipo de crédito es el mejor gestionado por lo bancos. Para que la deuda caducara, tendrían que pasar veinte años desde la fecha de vencimiento, según el artículo 1964 estipulado en el Código Civil. Además, la entidad financiera debió permanecer igual cantidad de tiempo sin realizar el cobro de ninguna forma.

¿Cuándo prescribe una deuda con la Agencia Tributaria y la Seguridad Social?

Este tipo de deuda se acoge a la Ley General Tributaria, por lo que su tiempo de caducidad es de cuatro años desde la fecha de finalización de tiempo para presentar la declaración, con base en el artículo 66 de la Ley General Tributaria.

¿Cuándo prescribe una deuda por suministros?

Aplica un periodo de tres a cinco años, si la empresa o compañía prestadora de estos servicios no se ha pronunciado al respecto, ni ha notificado que se deben pagar los mismos. Por lo general, estas compañías tienen estos procesos muy estructurados, por lo que es poco probable que no se emita al menos una notificación en este periodo de tiempo.

¿Cuándo prescribe un préstamo personal?

Los préstamos personales prescriben a los cinco años desde la entrada en vigor de la Ley 42 de 2015. Por lo general las entidades bancarias están bien protegidas frente a no dejar pasar por alto este tipo de cobros, por lo que es poco probable que pase el tiempo sin que recibas algún tipo de comunicación.

¿Cuándo prescribe la deuda de la tarjeta de crédito?

Al igual que los créditos o préstamos personales, las tarjetas de crédito prescriben a los cinco años, pero ten cuidado: esto significa que la entidad bancaria ya no puede cobrarte, pero la deuda seguirá en tu historial crediticio, lo que te puede perjudicar a futuro.

¿Cuándo prescribe una deuda por impago de pensión?

En las deudas de pensión ocurre una situación especial, denominada tracto sucesivo. Esto quiere decir que, como es un pago que se debe hacer mensual, no caducan a los cinco años desde que se estipula la sentencia, sino desde que se incumpla el último pago, por lo que es una infracción reiterativa, como lo estipula el artículo 132 del Código Penal.

Por ejemplo, si se hace una reclamación en 2020 por impago de pensión desde 2014, en teoría esa deuda ya estaría caduca desde 2019. Pero en realidad, el último pago de esa pensión a considerarse para la cuenta de caducidad sería justamente la del 2019 (recordemos que se toma en cuenta la última vez que se cometió el no pago). Por lo tanto, la deuda quedaría prescrita en realidad en el 2024, aunque al haberse hecho una reclamación, ya el tiempo no contaría, y se tendría que pagar.

¿Cuándo prescribe la deuda por un alquiler?

Para las deudas por alquiler también se aplica un plazo de cinco años, pero es muy poco probable que ese periodo de tiempo no se haga cobro de la deuda, o que no se imparta al menos una notificación. Es decir, si han pasado tres años del no cobro del alquiler, pero se realiza al cuarto año, el tiempo dejaría de contar, y se tendría que pagar la obligación de la deuda.

¿Cuándo prescriben las multas?

Es importante recalcar que aquí pueden suceder dos circunstancias: una, que existan multas o infracciones con una prescripción por notificación, y otra, que exista una caducidad de las mismas por tiempo transcurrido.

Para la prescripción de multas, las entidades tienen un plazo de tiempo de notificación de entre tres y seis meses. Para la caducidad de la multa, debe transcurrir un periodo de tiempo de cuatro años. En esta condición, la deuda ya es con la administración pública, por lo que puede haber otras consecuencias por el no pago antes de que transcurran esos 48 meses.

¿Cuándo prescribe una deuda con las aseguradoras?

Para el caso de seguros por daños, la prescripción es de dos años, y para seguros de personas, el plazo de prescripción es de cinco años. Se debe tener en cuenta que estos plazos empiezan a contar desde la notificación de las sumas a pagar, independientemente de la fecha en la que se haya tomado el seguro.

Cómo afrontar las deudas si son reclamadas dentro de los plazos

Aquí lo fundamental es que tengas una buena asesoría jurídica, para que puedas asegurarte de que las reclamaciones se están haciendo dentro de los plazos estipulados para cada tipo de deuda. También es prudente que hagas un recuento de tus finanzas, para que lleves un control histórico, y puedas verificar las reclamaciones.

Ley de la Segunda Oportunidad

En conclusión, se puede decir que las deudas sí prescriben, pero las probabilidades de que ocurra son bajas, y, por si fuera poco, aun cuando no sean cobradas, el mal historial crediticio seguirá ahí. Una buena manera de salir de pagos imposibles de asumir es con la Ley de la Segunda Oportunidad, ya que se pueden renegociar las deudas, entrar en acuerdo con las entidades financieras para pagarlos, o incluso, solicitar su cancelación absoluta ante un juez. Si requieres asesoría de tu situación, comunícate con nosotros. Podemos ayudar a resolver tu situación.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 4.3 / 5. Recuento de votos: 9

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad