Fecha

Los intereses de las tarjetas revolving son muy superiores a las tarjetas de crédito tradicionales. Para saber si posees alguna, antes de utilizarla, deberías de leer este artículo.

Las tarjetas de crédito son una opción financiera que permite comprar sin tener dinero en efectivo, pero, ¿qué pasa cuando los intereses que se generan por estas compras son excesivos, y no se eliminan al realizar los pagos?. Probablemente se deba a que esa tarjeta no sea una tradicional, sino que se trate de una de las temidas tarjetas revolving.

Aunque los altos intereses son el principal factor para sospechar que se tiene una tarjeta revolving, aquí te vamos a indicar otros indicios que caracterizan a este tipo de producto financiero. Si ves que tu tarjeta cumple varios de los siguientes elementos, ¡ten cuidado!. Es hora de pensar seriamente en cancelarla, o en hacer una reclamación si sientes que ya no puedes más con la deuda.

Pasos a analizar para saber si tienes una tarjeta revolving

Lo primero que se debe analizar es el comportamiento de los pagos con la tarjeta durante los últimos meses. Llevar un recuento detallado de la vida financiera puede ser muy útil en estos casos, ya que sabrás si la tarjeta se está llevando un gran porcentaje de tus ingresos. Si notas que los porcentajes de intereses son extraños o anormales, es el primer síntoma de alarma.

También es un signo de preocupación que, independientemente del rango de tus compras con la tarjeta, se pague un monto fijo que es muy superior a lo que se debería pagar con una tarjeta tradicional.

A continuación, te explicaremos más detalladamente cada uno de estos síntomas, para determinar con más certeza si se tiene, o no, una tarjeta revolving.

Funciona como un préstamo personal

Este tipo de tarjetas son similares a un crédito personal de libre consumo, en donde se fragmenta el pago en cuotas fijas mes a mes, a diferencia de las tarjetas de crédito tradicionales, donde se pasa el cobro cada mes vencido, de acuerdo a la capacidad permitida del titular de la tarjeta.

Este modo de operación, como mini créditos, hace que siempre exista “dinero prestado” en la tarjeta, el cual va a generar sus respectivos intereses, todos los meses. Lo peligroso de esto es que muchas personas no tienen claro lo que representa esta fragmentación de la deuda, ya que los plazos se alargan, y los intereses aumentan.

Si el dueño de la tarjeta desconoce este modo de operación, y hace uso nuevamente de la misma, estaría entrando en un círculo de créditos continuos fragmentados, los cuales crearán nuevos intereses acumulables. Es por ello que estas tarjetas tienen una alta tendencia a generar insolvencia en sus propietarios.

Pago a plazos con cuotas fijas

Al tener un comportamiento similar al de un préstamo personal, los pagos se realizan a cuotas fijas, con el agravante que ese dinero que está ahí en préstamo generará intereses mensuales.

Dado que estos intereses están muy por encima de lo que se considera normal, finalmente se terminan pagando más de estos, que de la misma deuda como tal. Aunque las tarjetas revolving no son ilegales, sí están en la mira de las asociaciones de defensa a los consumidores, precisamente por la usura que presentan cuando producen unos cobros tan altos.

Tipo de interés TAE superior al 20%

Los intereses de las tarjetas revolving son muy superiores al de las tarjetas de crédito tradicionales. Una forma de saber si estás pagando intereses en exceso, es revisar los recibos de cada mes, donde se debe mostrar la Tasa Anual Equivalente (T.A.E.), el Tipo de Interés Nominal (T.I.N), o el Coste Efectivo Remanente (C.E.R.)

Muchos de estos recibos o facturas pueden ser difíciles de leer, pero siempre se debe buscar alguno de los elementos mencionados anteriormente. Si alguno de ellos supera el 20% de tasa, es altamente probable que se trate de una tarjeta revolving.

La deuda no desciende

La prueba definitiva de que la tarjeta que se posee es revolving, es que el monto de la deuda nunca desciende, a pesar de que se realicen los pagos en las fechas estipuladas. Esto se debe a que los intereses ocasionados por la deuda son tan altos, que los pagos que se hacen no logran saldarlos.

Normalmente, esta situación se da cuando se desconoce el funcionamiento de la tarjeta y se realizan varias compras periódicas pagando con ella. Como cada compra va a ir acumulando sus propios intereses, llegará un momento donde estos sean más altos que la propia deuda, lo que hará que sea muy difícil amortizarla.

Revisa el contrato

Si a pesar de todo lo anterior no es claro saber con certeza qué tipo de tarjeta se posee, la mejor forma de asegurarse es leyendo con detenimiento el contrato que se da al propietario de la tarjeta al momento de adquirirla.

Estos contratos especifican los términos y condiciones y, muy seguramente, los montos de intereses y plazos de pagos, los cuales, como ya vimos, si exceden el 20% del T.A.E. o son a cuotas fijas mensuales, son candidatos a clasificar como tarjetas revolving.

En caso de no contar con el contrato de la tarjeta, se puede pedir una copia del mismo ante la entidad bancaria con la que se adquirió.

En conclusión, las tarjetas revolving no son una buena decisión para iniciar la vida crediticia, y mucho menos para las personas que tienen impulsos agresivos en las compras. Hay productos financieros mucho más adaptables a quienes desean tener una vida monetaria saludable.
Pero si has adquirido una tarjeta revolving por desconocimiento, ¡nosotros podemos guiarte para que realices la reclamación! Incluso si la deuda ha sido pagada años atrás, hay leyes que protegen a los consumidores de este tipo de abusos. Contáctanos, y te ayudaremos en tu caso.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 4

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad